El hogar de los relojes mecánicos de Grand Seiko

Grand Seiko Studio Shizukuishi

El lugar de nacimiento del reloj mecánico más importante del mundo

Escondido en un bosque tranquilo en la prefectura de Iwate, el Grand Seiko Studio Shizukuishi es una de las principales instalaciones de fabricación de relojes del mundo. Aquí es donde se producen todos los movimientos mecánicos y relojes de Grand Seiko 9S.
En este estudio, todos los aspectos de la fabricación de relojes, desde el diseño hasta la fabricación de los componentes del movimiento, hasta el montaje, ajuste e inspección de relojes completos, lo llevan a cabo los propios artesanos de Grand Seiko. Ponen su corazón y su alma en la creación de cada reloj. Nunca la palabra “manufactura” ha sido más apropiada.
En 1998, el estudio creó el Calibre 9S, el movimiento que marcó el comienzo de una nueva era para la relojería mecánica de Grand Seiko. También fue aquí donde se definió el nuevo Estándar de Grand Seiko el mismo año, elevando el listón para los relojeros del estudio y estableciendo un nuevo nivel de rendimiento que superó el estándar más respetado de la industria relojera. El 9S fue solo el comienzo. Utilizándolo como base, se creó un nuevo conjunto de movimientos, incluido, en 2009, el Calibre 9S85, un movimiento de cuerda automática de 10 alternancias por segundo con alto par y una reserva de marcha de 55 horas. En 2010, se creó el Calibre 9S65, un movimiento con una reserva de marcha de 72 horas, y en 2014 nació un movimiento de 10 alternancias por segundo con función GMT, el Calibre 9S86.
El progreso tecnológico del estudio ha sido seguro, constante y continuo.
Ahora, el 60 aniversario de Grand Seiko está marcado por la creación del mejor movimiento mecánico de su larga historia, el Calibre 9SA5. Es la culminación de 12 años de desarrollo y tiene una tasa de precisión de -3 a +5 segundos por día y una reserva de marcha de 80 horas. También es un 15% más delgado que su predecesor.
El movimiento tiene un acabado tan bonito como eficaz. El puente tiene un contorno suavemente curvado que está inspirado en la forma del monte Iwate y un recodo del río Shizukuishi que pasa por el estudio donde se fabrica el reloj.

Mecánico 9S

Un movimiento mecánico creado por tecnología de vanguardia y artesanía experta.

El Calibre 9S se lanzó en 1998, el mismo año en que se creó el nuevo Estándar de Grand Seiko para relojes mecánicos. No fue una coincidencia. Gracias a los avances en materiales, fabricación y habilidades artesanales, el Calibre 9S ofreció un nivel superior de rendimiento que se reflejó en el nuevo Estándar. Como tantas otras veces, la incesante búsqueda de precisión, practicidad y durabilidad de Grand Seiko había llevado su relojería mecánica a un nivel nuevo y superior.
Durante el desarrollo del Calibre 9S, se rediseñó el mecanismo de control de velocidad y escape incluyendo el volante, la horquilla de paleta y la rueda de escape, que gobiernan la precisión general de un reloj mecánico.
Los relojeros del Grand Seiko Studio Shizukuishi, expertos en diseño de relojes mecánicos y con destacada habilidad artesanal, buscaron la combinación ideal de más de 200 componentes que forman un movimiento mecánico, ajustándolos a mano a tolerancias de una centésima de milímetro. El Calibre 9S fue un diseño completamente nuevo que se completó a una velocidad sin precedentes gracias al uso de la tecnología 3D-CAD, que era de vanguardia en ese momento. El Calibre 9S fue creado mediante un meticuloso proceso de desarrollo que combinó la experiencia en relojería tradicional y lo mejor de la tecnología innovadora.