DISEÑO

El dominio de la calidad

Desde 1960, el león ha sido el símbolo de Grand Seiko y ha aportado elegancia al fondo de la caja de cada reloj Grand Seiko.

¿Por qué un león? El equipo de Grand Seiko estaba determinado a crear el reloj práctico más avanzado del mundo, el "rey de los relojes”.

1967
El modelo 44GS inaugura el estilo Grand Seiko

El modelo 44GS se creó en 1967, siete años después de la presentación del primer Grand Seiko. Fue diseñado para expresar una idea única de la belleza japonesa, fiel a los ideales de Grand Seiko.

Al establecer un alto estándar de precisión para un calibre mecánico de cuerda manual, el modelo 44GS fue un antes y un después en el desarrollo de Grand Seiko. Sin embargo, fue el diseño del 44GS el que hizo una contribución aún mayor al futuro de Grand Seiko. Como el modelo que definió la apariencia de todos los diseños subsiguientes, 44GS marcó un hito en la historia de Grand Seiko y la inspiración de cada creación posterior.

Un valor eterno que refleja el sentido japonés de la belleza

Casi medio siglo después de su introducción, 44GS sigue siendo un diseño vivo y refinado que ha perdurado a través de las siempre cambiantes tendencias.
El secreto radica en su apego al sentido japonés de la belleza.

Los nueve elementos perdurables del estilo Grand Seiko

El estilo Grand Seiko es un lenguaje de diseño basado en la simplicidad, la pureza y la practicidad. Refleja exactamente las características esenciales de Grand Seiko: precisión, belleza, legibilidad y facilidad de uso. Forma y función en perfecta armonía.

Cada Grand Seiko tiene el "brillo de calidad" especial tan ansiado por sus creadores. Este uso de la luz y su reflejo se encuentra en la verdadera perfección de cada detalle. Cada faceta de las agujas y los marcadores está diseñada para reflejar aún el más tenue rayo de luz y crear una estética clara, nítida y única que diga: esto es Grand Seiko, el reloj práctico por excelencia.

El núcleo de su estética se transmite fielmente de generación en generación, pero también se adapta sutilmente a los cambios de la época. De esta manera, el diseño de Grand Seiko se mejora y se preserva al mismo tiempo.

La estética japonesa de la luz, la sombra y el pulido perfecto

Para los japoneses, el blanco y el negro casi nunca se expresan en sus extremos, sino en diversas graduaciones entre la luz y la sombra. La sombra es tan importante como la luz, ya que la luz solo se puede expresar a través de la sombra.
Sobre una superficie pulida, el juego de luz y sombra crea una bella armonía. Esta interacción se puede ver en las puertas corredizas shoji tradicionales japonesas. Aunque estas puertas con paneles se construyen con líneas rectas simples y superficies planas de papel y madera, el cambiante juego de luz y sombra crea un sinfín de expresiones de carácter.
El estilo Grand Seiko se basa en este sentido japonés de la estética. Esto se cristaliza en un lenguaje de diseño exclusivo con superficies suaves altamente pulidas como su elemento principal.
En la actualidad, incluso medio siglo después, el encanto de esta estética perdura y despierta la admiración de los entusiastas de los relojes de todo el mundo.